El Personal Marketing es la construcción de una marca centrada en una persona. Si lo vemos de esta manera: las marcas famosas han basado su éxito en fundamentos y valores que son reconocidos por la gente y ese reconocimiento les ha brindado un prestigio que las hace Marcas deseadas. Esto indistintamente de su competencia u otras alternativas en torno a ellas.

Lo mismo sucede con las personas o mejor dicho con los individuos, ya que se trata de una construcción de marca individual, con el objeto de ser reconocidos por lo que hacemos hasta convertirnos en: personajes destacados, líderes de opinión, expertos en materias profesionales o simples referentes.

El Personal Marketing es el resultado de dos focos de trabajo importantes, tal como lo muestra el esquema: el Self Marketing y el Branding Personal.

esquema_MP

El Self Marketing requiere de una estrategia mediante la cual definir los objetivos a alcanzar, tanto en lo profesional como en el plan de vida personal. Es necesario visualizar las fortalezas y debilidades personales con el fin de definir una estrategia acorde a lo que queremos llegar a ser. En este auto conocimiento juega un papel muy importante nuestra personalidad. También es fundamental promocionarnos, lo que implica comunicar. Esto no significa transmitir cada cosa que hacemos en la vida, sino comunicar aquello que tiene que ver con el desarrollo de nuestro objetivo estratégico. Hacer de todo y comunicarlo es similar a ser en un lago amplio pero con cinco centímetros de profundidad; en la superficie se ve extenso e incluso atractivo, pero en realidad no sirve para navegar. Por eso en esta etapa es necesario mantener el foco, tanto profesional como personal, en aquellas metas específicas que quiero alcanzar y como resultado, comunicar aquellos logros que cimentan el camino hacia esos metas.

Por otra parte, el Branding Personal, requiere de esa comunicación enfocada y estratégica para ir formando al profesional que alcanzará reputación mañana. En este punto, es fundamental saber utilizar los canales adecuados para realizar una comunicación efectiva. No puedes utilizar cualquier medio o herramienta para ir creando una reputación. Por ejemplo, no utilizarías LinkedIn para contarle tu círculo como estuvo la fiesta del sábado y seguramente no compartirías tu tesis profesional a través de Facebook. Por eso es necesario saber utilizar los medios correctos con foco a lo que estamos comunicando. Quizás la tarea más difícil; sea hacer que esa reputación se fortalezca junto con la imagen personal o profesional que estamos proyectando, ya que la reputación es el resultado del Feedback. En este punto no basta con decir “ser el mejor” (eso sería mera promoción), deben ser otros los que te señalen como: el mejor, el experto o el que sabe de un tema en específico y te reconozcan. Esto puede tomar años de esfuerzo, pero el éxito radica en no perder de vista los objetivos y la estrategia definida en nuestro Self Marketing.

Al completar ambas: Self Marketing y Personal Branding, tendremos los tres elementos de nuestro Personal Marketing: estrategia, comunicación y reputación. En resumen una persona visualizada como una Marca, edificada en base a un plan estratégico, que se promociona por los canales adecuados y es reconocido en su campo por sus pares.

Finalmente quiero señalarles algunos puntos para poder construir y llevar a cabo tu estrategia de Personal Marketing:

Ten confianza en ti mismo, Se respetuoso, Se benevolente, Escucha a los demás y serás escuchado, Estar atentos al mundo circundante y a las novedades entorno a tu campo, Se accesible (si lo requieres: ten tu propio sitio web, blog, página personal en redes sociales y tarjetas de presentación), Aprende el trabajo colaborativo y Asiste a eventos de tu materia (seminarios, charlas, capacitaciones).

Ya verás que con esfuerzo y dedicación te veremos concretar tu proyecto de Personal Marketing.